Albóndigas de lentejas y sésamo

  • 200 grs de lentejas naranja
  • una cebolla roja
  • una pizca de culantro molido
  • una cucharadita de tahiné (pasta de sésamo)
  • pimentón picante
  • comino molido
  • una nuez de jengibre fresco
  • unas semillas de sésamo para rebozar
  • 2 hojas de laurel
  • unas hojas de perejil fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 2 yogures naturales, tipo griego
  • un diente de ajo pequeño
  • zumo y ralladura de limón

Media hora antes de prepararlas, dejamos las lentejas en remojo en un cuenco con agua templada. Para preparar la salsa, triturar el yogur con el ajo y el limón y dejamos en el frigorífico.

En una cazuela amplia, rehogamos la cebolla, picada muy fina con un chorrito de aceite de oliva. Un par de minutos después, agregamos el jengibre pelado y rallado, el pimentón y el comino. Incorporar las lentejas bien escurridas, las hojas de laurel y cubrir con el doble de agua. Cocer a fuego medio durante media hora, moviendo de vez en cuando.

Cuando las lentejas estén untuosas y hayan absorbido el agua, añadir sal y pimienta y mover de nuevo. Retirar la hoja de laurel, dejamos enfriar y añadimos la cucharadita de tahine y el perejil. Debemos obtener una masa suave. Volcar en un plato, tapar con film y dejamos en el frigorífico durante una hora.

Luego, precalentamos el horno a 180 grados y forramos una bandeja con papel sulfurizado. Con las manos húmedas, vamos formando bolitas de masa, del tamaño de una nuez y las pasamos por el sésamo. Se van colocando sobre la bandeja y añadir un hilo de aceite de oliva.  Hornear durante veinte minutos. Servir las albóndigas recién hechas y acompañar con el dip de yogur.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.