Bacalao con costra gratinada

  • 4 trozos hermosos de lomo de bacalao fresco
  • un puñado de espinacas frescas
  • 2 cucharadas de leche evaporada
  • 2 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • medio limón, zumo y ralladura
  • un vasito de vino blanco seco
  • una rebanada de pan del día anterior
  • unas ramitas de perejil
  • una pizca de pimentón
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, enjuagar y secar el pescado con papel de cocina y lo repasamos cuidadosamente para eliminar las espinas. Reservar en un plato mientras preparamos el resto de ingredientes.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y vamos rehogando las chalotas muy picadas. Dejamos que se vayan ablandando.

Cuando comiencen a tomar color, mojar con el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Añadimos las espinacas limpias y cortadas en tiras y dejamos al fuego todo junto unos minutos.

En el mortero machacamos los granos de pimienta con los dientes de ajo, el pimentón y la ralladura de piel de limón. Mezclar bien y reservar. Con un rallador grueso sacamos migas de pan que salteamos ligeramente en la sartén, sin nada de aceite, hasta dorar. Se sacan y las mezclamos con el majado.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados. Sobre el fondo de una fuente repartimos la mitad de las espinacas. Colocamos los lomos de pescado con la piel hacia abajo, repartir el resto de las espinacas por encima y terminar con el pan mezclado con el majado.

Por último, agregar unas gotas de zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva. Hornear durante quince minutos y servir enseguida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.