Bizcocho de mandarinas y pistachos

 

  • 4 huevos hermosos
  • 6 mandarinas grandes
  • 200 grs de pistachos molidos
  • 180 grs de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • algo más de mantequilla y una pizca de harina para el molde
  • azúcar glas para servir

En primer lugar, pelamos las mandarinas y las ponemos enteras en una cazuela con agua hirviendo. Mantener al fuego durante tres cuartos de hora.

Mientras, engrasar un molde con una pizca de mantequilla y espolvorear el interior con harina. Sacudimos bocabajo para eliminar la harina sobrante y lo dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Pasado el tiempo de cocción de las mandarinas, las sacamos y dejamos enfriar. Las cortamos en dos, a lo ancho, sobre un plato para poder aprovechar el zumo.

Con la punta de un cuchillo retiramos las semillas y las pasamos al vaso de la batidora o el robot con el zumo que han soltado. Triturar a velocidad alta hasta obtener un puré.

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien trabados y tengamos una crema espesa. Añadir luego la vainilla, la levadura y también los pistachos molidos.

Por último, incorporar el puré de mandarinas y acabar de mezclar.  Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear durante una hora y cuarto.

Acabado el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho que debe quedar húmedo. Dejamos enfriar dentro del molde y luego desmoldamos sobre una fuente y espolvorear con azúcar glas.

También podemos adornar con algunos pistachos troceados o con unos gajos de mandarina pelados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.