Calabacines rellenos gratinados

  • 4 calabacines blancos medianos
  • 200 grs de carne de cordero picada
  • 150 grs de bulgur (grano del trigo cocido a medias)
  • 2 cebolletas medianas
  • un tomate grande maduro
  • un huevo
  • un puñado de hojas de perejil
  • una pizca de pimentón, dulce o picante
  • comino molido
  • pan rallado
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez enjuagado y secos los calabacines, se despuntan y los cortamos por la mitad, a lo largo. Luego, los cocemos al vapor, unos minutos, lo justo para que se ablanden un poquito, dejándolos “al dente”.

Cuando se hayan enfriado, con mucho cuidado, sacar la pulpa de los calabacines, la picamos menuda y dejamos escurrir, para que suelte todo el jugo antes de mezclarla con el relleno.

A continuación, enjuagar el bulgur y lo pasamos a un cuenco. Cubrir con agua hirviendo y dejamos que vaya absorbiendo todo el líquido, unos diez minutos. Luego, lo pasamos a un escurridor.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos, en primer lugar, las cebolletas y el diente de ajo picados muy finos. Sofreír a fuego suave y cuando estén a punto, volcar en un cuenco y añadimos también unas hojas de perejil picadas.

Luego, agregamos la carne desmenuzada y el tomate, sin piel ni semillas, cortado en daditos. Incorporar, por último, la pulpa de los calabacines, el huevo batido, pimentón, la pizca de comino, sal y pimienta negra molida. Mezclamos bien y reservar. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre una fuente colocamos las barquitas de calabacín y se van rellenando con la farsa. Espolvorear con pan rallado y añadir por encima un hilo de aceite de oliva y hornear durante cuarenta minutos aproximadamente. Servir enseguida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.