Canutillos de queso y tomate

  • 12 hojas pequeñas de pasta brick
  • 5 tomates de pera, maduros pero que no estén blandos
  • 150 grs de queso Emmental rallado
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • una pizca de orégano
  • unas cucharadas de mostaza
  • sal y pimienta negra molida
  • un par de cucharadas de mantequilla para pintar

En una cazuela grande ponemos abundante agua a calentar. Lavar los tomates, les hacemos una incisión en la base y se escaldan en agua hirviendo hasta que se les vaya despegando la piel.

Se sacan, los pasamos a un cuenco con agua fría y hielo y los pelamos. Retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un colador para que suelten el jugo. Precalentar el horno a 210 grados.

Sobre la encimera, extendemos las hojas de pasta brick y las pintamos, por una de las caras, con la mostaza. Luego, repartimos sobre ellas los daditos de tomate, el orégano, sal y pimienta negra recién molida.

Luego, agregamos un buen puñado de queso rallado y también las aceitunas negras cortadas en aritos. Vamos enrollando las hojas de brick, metiendo los bordes hacia dentro.

Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado con el “cierre” hacia abajo para que no se abran con el calor y cuando estén todos los canutillos hechos, los pintamos con la mantequilla fundida.

En el último momento, horneamos durante un cuarto de hora, vigilando para que no se quemen. Se sirven recién hechos y acompañamos con una ensalada de rúcola y lechugas variadas, aderezada con una vinagreta de mostaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.