Estofado de cordero con zanahorias

  • 750 grs de carne de cordero deshuesada, pierna o paletilla
  • 4 zanahorias grandes
  • 3 tomates de pera maduros
  • 3 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • ½ litro de caldo de carne desgrasado
  • una copita de vino Generoso: tipo Amontillado o Manzanilla
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de harina
  • pimentón picante
  • unas semillas de alcaravea
  • unos granos de pimienta negra
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta molida
  • aceite de oliva

Una vez limpia la carne de grasa, cortar en dados medianos, salpimentamos y los pasamos por harina. En una cazuela grande, calentamos unas cucharadas de aceite de oliva. Rehogamos a fuego medio, de forma que la carne quede bien dorada. Se saca a escurrir sobre papel absorbente y reservar.

En el aceite que nos ha quedado en la cazuela, rehogamos las zanahorias cortadas en rodajas gruesas y las cebolletas en aros finos. Cuando vayan ablandándose, incorporar los dientes de ajo ligeramente machacados y los tomates sin piel ni semillas, cortados en dados.

Sin dejar de mover, dejamos que el sofrito vaya haciéndose y que la verdura suelte todo el agua. Dejamos que reduzca, incorporar de nuevo la carne, los granos de pimienta, las semillas de alcaravea y el tomillo atado con el laurel.

A continuación, mojar con el vino y dejamos evaporar. Espolvorear el pimentón, una pizca de sal y de azúcar. Cubrir con el caldo y sacudir la cazuela.

Finalmente, dejamos cocer a fuego muy suave una hora aproximadamente, vigilando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de líquido. La carne debe quedar muy tierna.

Dejamos reposar fuera del fuego y acompañar con unas patatas fritas en dados grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.