Garbanzos con calabacín y piñones

 

  • 400 grs de garbanzos lechosos
  • 2 calabacines hermosos
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • caldo de verduras
  • una hoja de laurel
  • una pizca de pimentón picante
  • sal y unos granos de pimienta
  • aceite de oliva

PARA EL MAJADO 

  • 2 cucharadas de piñones
  • un diente de ajo
  • una rebanada del pan del día anterior
  • unas hojas de culantro fresco
  • unas hebras de azafrán
  • una cucharadita de granos de comino
  • una cucharadita de vinagre de Jerez

Para empezar, enjuagamos y escurrimos los garbanzos del agua de remojo. Los ponemos en la olla, con unos granos de pimienta y la hoja de laurel. Cubrimos con agua templada y cocemos hasta que estén tiernos.

En una sartén grande, freímos el pan y uno de los dientes de ajo pelados. Cuando estén doraditos, incorporar unas hojas de culantro y los piñones, vigilar para que no se quemen. Sacar todo bien escurrido al mortero y machacar con los granos de comino, las hebras de azafrán y la cucharadita de vinagre.

Luego, en la misma sartén, rehogamos los otros dos dientes de ajo picados y la cebolleta cortada en tiras finas. Pasados unos minutos, agregamos los calabacines, despuntados y sin pelar, cortados en rodajas no demasiado finas. Cuando comiencen a tomar color, agregamos el pimentón y algo más de culantro muy picado.

Una vez tiernos los garbanzos, se pasan a una cazuela, incorporamos el majado de piñones y el sofrito de calabacín. Cubrir con caldo de verduras, sacudir suavemente la cazuela, rectificar de sal y cocer a fuego suave unos quince minutos, moviendo de vez en cuando para que nos quede un caldo bien trabado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.