Gratinado de calabaza y batata

  • 400 grs de boniato o de batata
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 huevos
  • queso tierno rallado, tipo Gruyère
  • un vasito de leche
  • un vasito de nata ligera
  • una pizca de nuez moscada
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Cuando hayamos retirado la corteza y las semillas de la calabaza, enjuagamos bien, se seca y la cortamos en rodajas. Pelar el boniato y lo cortamos del mismo modo.  Las cocemos, unos minutos al vapor, hasta que queden “al dente”. Pasar a un escurridor y reservamos.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas. Pochar a fuego suave hasta que estén blanditas. Rehogar unos quince minutos.

En un cuenco, batimos la leche con los tres huevos y la nata. Trabajar con varillas hasta que estén bien mezclados y añadir entonces las semillas de comino ligeramente machacadas, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Precalentar el horno a 170 grados.

Luego, engrasamos una fuente de horno con la mantequilla y repartir sobre la fuente, de forma ordenada, las rodajas de batata y calabaza, intercalando entre medias unas cucharadas del sofrito de cebolleta.

Una vez hecho esto, volcar por encima la mezcla de huevos y nata y repartir sobre ella el queso rallado. Hornear durante veinte minutos y gratinar antes de sacar del horno hasta que quede bien dorado.  Servir templado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.