Mejillones rellenos

  • 2 kilos de mejillones hermosos
  • 2 huevos
  • 4 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 2 dientes de ajo
  • zumo y ralladura de medio limón
  • 4 cucharadas de concentrado de tomate
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

Una vez limpios los mejillones, los enjuagamos con abundante agua fría y los vamos pasando a una cazuela grande. Añadimos unos granos de pimienta negra y unas gotas de zumo de limón. Tapamos, arrimar al fuego y cocer hasta que se abran.

Una vez abiertos, los sacamos bien escurridos y se reservan en una fuente. Cuando se enfríen un poquito, retiramos una de las conchas y colamos el caldo.

A continuación, precalentamos el horno a 180 grados. Troceamos el pan, lo pasamos a un cuenco y lo remojamos con el caldo de los mejillones cuando se haya enfriado.

En un cuenco batimos los huevos con un puñado de hojas de perejil y unos tallos de cebollino, todo muy picado. Agregar también la ralladura de piel de limón y el pan bien escurrido. Agregar el concentrado de tomate y trabajar todo bien.

Cuando todo esté bien trabado, agregar unas gotas de salsa Tabasco y ligar con un tenedor. Con esta mezcla vamos rellenando los mejillones y se van colocando sobre una fuente, bien juntos para que no se vuelquen. Salpimentar.

En el último momento, cuando vayamos a comer, horneamos durante veinte minutos y gratinar justo antes de sacar del horno. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada y una guarnición de arroz blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.