Ossobuco con puré de calabaza

  • 4 rodajas hermosas de jarrete de ternera con su hueso
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebollas moradas
  • un diente de ajo
  • un trozo de jengibre fresco
  • caldo de carne desgrasado
  • media naranja
  • medio limón
  • unas ramitas de culantro
  • una pizca de comino molido
  • pimentón ahumado
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, salpimentar ligeramente la carne por ambas caras, añadir también el comino y el pimentón y ralladura de piel de limón y naranja.

Luego, limpiar la calabaza y la cortamos en dados. Picar menudas las cebollas, pelar y rallar el jengibre lo rallamos o lo picamos a cuchillo en trocitos pequeños. Pelar el diente de ajo y lo majamos en el mortero con unos granos de pimienta negra y un buen puñado de hojas de culantro picadas.

En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y, en primer lugar, dorar los trozos de carne, a fuego vivo, de modo que queden bien sellados. Se reservan al calor.

A continuación, añadir algo más de aceite y rehogar las cebollas y el jengibre unos minutos. Cuando estén, incorporar nuevamente los trozos de carne, sin amontonar.

Alrededor, repartimos los trozos de calabaza y añadimos el majado desleído en un par de vasos de caldo de carne. Agregar algo más de sal y pimienta, tapar y mantener a fuego suave durante una hora.

Pasado este tiempo, sacar la carne con mucho cuidado de que no se deshaga y la colocamos en una fuente. Dejar la salsa al fuego, sin tapar y aplastar la calabaza. Dejamos reducir y servimos el puré alrededor del ossobuco. Servir enseguida y acompañar con una ensalada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.