Pasta con almejas y tomates secos

  • 300 grs de pasta larga fresca: espaguetis, linguine…
  • un kilo de almejas medianas
  • 4 o 5 orejones de tomate
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • un vaso de vino blanco seco
  • una guindilla
  • unas ramitas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Antes de empezar a preparar el plato, ponemos las almejas en un cuenco con agua fría y un buen pellizco de sal. Procurar que el agua las cubra, así irán soltando la tierra que puedan tener.

A continuación, dejamos los orejones de tomate en remojo en agua templada. Picar menudas las chalotas y los dientes de ajo. Calentar un chorrito de aceite en una cazuela y los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que no se doren.

Cuando estén blanditos, incorporar un puñado de tallos de perejil muy picados, la guindilla y las almejas bien escurridas y enjuagadas. Agregar el vaso de vino blanco, sacudir la cazuela y tapamos a medias.

Pasados unos minutos, cuando las almejas se hayan abierto, se sacan de las conchas, dejando algunas de ellas con sus cáscaras. Sacar el caldo y lo reservamos para incorporarlo al final.

Aparte, en otra cazuela, hervimos la pasta el tiempo indicado por el fabricante. La dejamos “al dente” escurrimos bien y volcar en la cazuela con las almejas.

También añadimos los tomates secos bien escurridos y cortados en tiras, subir el fuego y saltear todo junto, sin dejar de mover. Vamos agregando el caldo poco a poco, para que la pasta quede más bien seca. Añadir algunas hojas de perejil picado y algo más de pimienta negra molida y sacar enseguida a la mesa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.