Pollo con albaricoques y anacardos

 

  • un pollo de corral mediano
  • 10 albaricoques maduros de pulpa firme
  • un puñado de pasas sin semillas
  • un puñado de anacardos
  • 2 cebolletas
  • una cucharadita de miel
  • caldo de pollo desgrasado
  • 2 palos de canela
  • una cucharadita de ras el hanout
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Para empezar, lavar los albaricoques, hacemos una incisión en la base y los escaldamos en agua hirviendo. Se sacan, los refrescamos con agua fría, se pelan, los abrimos por la mitad y retiramos el hueso.

Luego, troceamos el pollo, retirar la piel y la grasa y se enjuaga bien. Luego, secamos con papel de cocina, salpimentamos y se van sofriendo en una cazuela grande, con un chorrito de aceite hasta dorarlo. Sacar bien escurrido y reservar.

En el aceite que nos ha quedado, rehogar las cebolletas muy picadas. Pochar a fuego suave hasta que estén blanditas. Incorporar nuevamente los trozos de pollo, damos unas vueltas y agregar las ramas de canela, los granos de pimienta, las hebras de azafrán y espolvorear las especias.

Vamos moviendo y, pasados unos minutos, agregar un par de vasos de caldo, sacudir la cazuela y tapar. Cocer a fuego mínimo durante cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, incorporar las pasas y los albaricoques a la cazuela. Agregar algo más de caldo si fuera necesario, mover despacio y mantener al fuego diez minutos más.

En una sartén sin nada de aceite, tostar los anacardos troceados y, justo antes de apartar, se incorporan a la cazuela. Dejamos reposar y servir acompañado de cuscús al vapor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.