Pollo con crema de queso y tomillo

  • un pollo de corral hermoso
  • 3 cebolletas medianas
  • la parte blanca de un puerro
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • 2 yemas de huevo
  • un vasito de nata ligera
  • medio litro de vino blanco seco
  • caldo de pollo desgrasado
  • 100 grs de queso rallado suave, tipo Gruyère o Emmental
  • harina para rebozar
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez troceado el pollo, en trozos grandes, retiramos la piel y la grasa. Enjuagar bien y dejamos en un escurridor. Secamos luego con papel de cocina, salpimentar y pasamos por harina.

En la cazuela donde vayamos a preparar el guiso, calentar un chorrito de aceite de oliva y freír los trozos de pollo por tandas, a fuego vivo, para que queden muy dorados por fuera. Se van sacando a escurrir sobre papel absorbente.

Luego, en el aceite que nos ha quedado, rehogar las tres cebolletas y la parte blanca del puerro, todo muy picado, en tiras o en daditos pequeños. Vamos moviendo para que se ablanden.

Cuando el sofrito esté a punto, incorporar nuevamente los trozos de pollo a la cazuela y añadir también el tomillo desmenuzado. Mojar con el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol.

Unos minutos después, cubrir con el caldo templado, agregar los granos de pimienta rosa y sacudir la cazuela. Tapar y cocer a fuego suave durante cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, retirar el pollo de la cazuela y añadir las yemas batidas con la nata a la salsa. Mover despacio, sin que hierva. Apartar del fuego, agregar el queso rallado y mezclar bien. Volcar sobre los trozos de pollo y servir enseguida acompañado de pasta hervida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.