Pollo en salsa picante

  • un pollo de corral grande
  • una docena de patatas de guarnición, pequeñitas
  • un limón
  • 3 cebolletas medianas
  • 3 dientes de ajo
  • un vaso grande de vino blanco
  • caldo de pollo desgrasado
  • 4 cucharadas de mostaza de Dijon
  • una cucharadita de harissa o cualquier salsa de chile
  • una cucharadita de cúrcuma
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

La víspera, preparamos el adobo.  Partir el pollo en trozos medianos, retiramos la piel y limpiamos de grasa. Enjuagar cuidadosamente y secar con papel de cocina. Salpimentar y reservamos.

Para el adobo, lavar el limón y rallamos la piel. La mezclamos en un cuenco con el zumo colado, la cúrcuma, la mostaza, la harissa y unos granos de pimienta rosa machacados. Mezclar, agregar unas gotas de aceite de oliva y pintar el pollo con esta pasta.

Luego, tapar con film y dejamos en el frigorífico de seis a ocho horas, moviendo de vez en cuando.

En una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas. Vamos moviendo para que se hagan bien y, cuando comiencen a estar blanditas, incorporar los dientes de ajo machacados con su piel y damos unas vueltas. Volcar en una fuente honda y reservar. Precalentar el horno a 170 grados.

A continuación, en la misma sartén, ponemos las patatas, sin pelar y bien lavadas y las doramos a fuego medio.

Sobre el sofrito de cebolletas, colocamos los trozos de pollo con su adobo y mojamos con el vino. Agregar una pizca de caldo y hornear durante tres cuartos de hora, regando con su jugo.

En el último momento, incorporar las patatas y las mezclamos con la salsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.