Solomillos en salsa de naranja y miel

  • 3 solomillos de cerdo de, aproximadamente, medio kilo cada uno
  • 4 naranjas medianas
  • 3 chalotas
  • 2 cucharadas de miel de flores
  • un puñado de piñones
  • unos granos de pimienta rosa
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Con un cuchillo bien afilado limpiar los solomillos de grasa y se salpimentan bien por todos lados. Los reservamos en un plato. Pelar las chalotas y se pican menudas en tiras más o menos iguales.

Luego, lavar dos de las naranjas y, con ayuda de un acanalador, sacamos tiras finas de piel. Exprimimos todas las naranjas y colar el zumo.

En una cazuela amplia calentamos la cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Freír los solomillos a fuego vivo, dándoles la vuelta con cuidado de no pincharlos.

Cuando estén bien dorados por todas partes, incorporar las chalotas, las dos cucharadas de miel, el zumo y la ralladura de piel de naranja, las hebras de azafrán, sal y los granos de pimienta rosa.

Vamos sacudiendo suavemente la cazuela de vez en cuando y dejamos a fuego medio durante media hora aproximadamente. En una sartén, sin nada de aceite, tostar los piñones y los reservamos para terminar el plato.

Pasado este tiempo, sacar los solomillos bien escurridos de la salsa y se cortan en medallones hermosos. Dejamos la salsa al fuego para que reduzca un poquito y justo antes de apartar, incorporamos los piñones.

Servir la carne napada con la salsa y acompañar con pasta larga hervida y una ensalada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.