Sopa de trigueros con almendras

 

  • un manojo de espárragos verdes medianos
  • un puñado de almendras crudas
  • 3 cebolletas
  • 4 tomates maduros grandes
  • una cucharada de pimentón dulce
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • unas hojas de hierbabuena
  • sal y pimienta negra
  • aceite de oliva

En un cazo con agua hirviendo, escaldamos las almendras. Se dejan enfriar, las pelamos y, cuando estén frías, las machacamos en el mortero hasta dejarlas en trocitos. Se sofríen en una sartén con muy poco aceite, las doramos y se sacan a escurrir sobre papel absorbente.

A continuación, retiramos la parte más dura de los tallos de los espárragos y se parten en trocitos. Reservamos las puntas aparte para la guarnición.

En una cazuela, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas muy picadas. Cuando comiencen a estar transparentes, añadimos los tomates rallados y dejamos que se vaya haciendo el sofrito sin tapar.

Pasados unos minutos, incorporamos los espárragos, reservando las puntas. Movemos y rehogamos hasta que estén casi hechos. Agregar las hebras de azafrán, un puñado de hojas de hierbabuena y el pimentón y vamos añadiendo poco a poco el caldo caliente.

También añadimos sal y pimienta, movemos y dejamos cocer a fuego moderado durante cuarenta minutos aproximadamente. Pasado este tiempo, triturar la sopa y arrimar nuevamente al fuego.

Aparte, en unas gotas de aceite de oliva, salteamos las puntas de los espárragos y se incorporan a la sopa. Servimos decorada con las almendras y algo más de hierbabuena picada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.